Nedstat Basic - Free web site statistics El Juego de Ender

El Juego de Ender
Hete aquí, como Icaro, pero con las plumas pegadas con saliva.
Inicio > Historias > El desván

El desván

La casa estaba deshabitada desde hacía tiempo, pero nadie se había molestado en llevarse el mobiliario que permanecía cubierto de una densa capa de polvo sobre la que los ratones habían medio esbozado cuadros surrealistas, quizá los habían completado. No tuvo que ponerse de puntillas para verse reflejado en el espejo que estaba sobre el aparador; daba la impresión de que el tiempo lo hubiese encogido todo.

Revolviendo, encontró sus cuadernillos de Rubio en los que las letras parecían más dibujadas que escritas, mal dibujadas, y le hacían recordar cuanto tiempo habían tardado en dejarle utilizar el bolígrafo en el colegio, condenándolo al público escarnio del lápiz y la goma. Aunque él no había vuelto a por esos recuerdos.

Subió por las escaleras cubiertas con una moqueta, que en tiempos fue roja, y se enfrentó a la puerta del desván que esta vez no vaciló en abrir. Dentro, usando la poca claridad que se escurría desde la claraboya de las escaleras, encontró una lámpara, con la pantalla rota y las articulaciones dislocadas, que ni siquiera intentó encender. Continuó el paseo y prendió una vela, que proporcionaba una luz tan tenue que a la oscuridad no le daba miedo arrojarse sobre ella para devorarla. La llama se achicaba mientras temblaba agitada por la penumbra, pero en ocasiones se despabilaba y ganaba un poco del terreno perdido en el aire negro y revelaba formas difuminadas de colores gastados, que medio despertaban aletargados desde un remoto febrero. El miedo se encontraba en el borde del exiguo volumen iluminado, justo en el mismo sitio en el que lo había dejado veinticinco años atrás, inmóvil y de espaldas, creciendo y menguando al compás de las fluctuaciones de la luminosidad de su bujía. Estaba dispuesto a vencer aquel absurdo pánico que le había vedado la entrada en el desván tanto tiempo atrás.

Pero decidió que hay miedos, que son tan delicados, y tan reconfortantes cuando los recuerdas al meterte por la noche en cama, que no merecen ser mancillados. Y se marchó, prefiriendo saber que todavía existen lugares en los que el miedo le espera, aunque sea el miedo de un niño.

18:22 | Ender | 8 Comentarios | #

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://ender.blogalia.com//trackbacks/10087

Comentarios

1
De: Jaio la espía Fecha: 2003-07-25 05:44

Ender, precioso relato. Y preciso, muy preciso. Gracias por el regalo.



2
De: Martin Pawley Fecha: 2003-07-25 08:51

De verdade non lhe sería posível escribir aquí cun pouco máis de frecuencia...?



3
De: Yogurtu Fecha: 2003-07-25 14:52

Diablos, Ender, ahora le debo otro favor!!!

(entre nosotros: me ha arrastrado a una escalera que hay en las Rías Baixas. Si pasa delante de ella por la noche, no la suba, no la mire. En el descansillo pasan cosas horribles.)



4
De: ils Fecha: 2003-07-26 05:58

Es tan hermoso como lo cuenta, que casi me gustaría que fuera verdad.... pero no es bueno confundir los deseos con la realidad Sr. Ender , y la realidad, es que a mi me gustaría tanto poder acabar con todos mis miedos, que incluso, si pudiera, acabaría con aquellos que se puedan contar de una forma hermosa.



5
De: Ender Fecha: 2003-07-28 15:27

Jaio, Martin y Yogurtu, mencanta que les guste, para mi es un privilegio que lo quieran leer.

Ils, creo, sinceramente, que al igual que hacíamos con las chocolatínas cuando eramos peques, el miedo es mejor no agotarlo por completo :).



6
De: Agente 00:00 Fecha: 2003-08-03 19:21

El hecho de que el miedo de un adulto y un niño sean distintos, es lo que lo hace que el miedo de un niño sea tierno...Me encanta recordar mis miedos de niño, cuando te sugestionabas y te imaginabas antes de abrir una puerta, desde el monstruo del Lago Ness hasta el Abominable Hombre de las Nieves.Ahora mis miedos han cambiado y no me importaria toparme con monstruos,la realidad es la que me asusta.



7
De: luis Fecha: 2005-10-09 21:35

yo cuando era de chiko me mataron y ahora vengo porque he resucatido



8
De: tortura Fecha: 2005-10-09 21:38

yo se que no esido un santo pero no puedo acertarlo paso de las mariconadas de miedo y mucha guerga oleeeeee mucha arte



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.224.184.33 (69dce31260)
Comentario





		

Archivos

<Septiembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
             

Documentos


Blogalia

Blogalia

Blogs Necesarios

Días Estranhos

Una cuestión personal

Ventanas

El erizo azul

Deponga su actitud

Sin que sirva de precedente

Fenomenos Extraños

Las desbarradas de Akin

The night of the hunter

ProtoAstrónomo

Cuaderno de bitácora

La biblioteca de Babel

Las locas aventuras de Fura

El otro lado del espejo

Links

La Página de Dombodán

Agrupación Astronómica Coruñesa IO

© 2002 Ender