Nedstat Basic - Free web site statistics El Juego de Ender

El Juego de Ender
Hete aquí, como Icaro, pero con las plumas pegadas con saliva.
Inicio > Historias > Maña

Maña

Pesaba 89 kg y medía 1,53, sus padres habían tenido la mala idea de bautizarla con el nombre de Heliodora. Estaba acostumbrada a pasar los viernes en casa, despierta hasta que la noche se moría de viejita, oyendo el bullicio de la calle y el ruido de los vasos rotos desde el salón, mientras gastaba el tiempo a partes iguales entre infocomerciales y donuts rellenos de mermelada.

Un día descubrió que podía ser Barbarella, por ejemplo, enfundada en un traje de cuero negro, portando en el cinturón un látigo con el mango cubierto de brillantes. Desde ese día hizo que cientos de criajos ensuciasen impunemente los servicios de los cibers y soñasen con tenerla algún día mientras ella trasladaba descuidadamente la cobertura azucarada de sus donuts a un pringoso teclado. El único límite era su exuberante fantasía, que empujaba con furia hacia sus manos para levantar soberbias construcciones inimaginadas hasta el justo momento anterior a su alzamiento.

Los salones que había construido estaban atestados mucho antes de su habitual hora de conexión, y cada noche tenía decenas de demandas para establecer conversaciones privadas. Ella los despachaba uno a uno hasta que yacían agotados sobre sus consolas.

Ya no se volvió a sentir insignificante cuando veía a las chicas de la portada del Cosmopolitan, ahora las utilizaba para decirle a su público como se había vestido esa noche, y ellos la imaginaban poderosa sobre sus cuerpos, arrancándoles de cuajo los botones de sus camisas y oyéndolos caer en las baldosas como fichas de parchís; sorbían sus comentarios, gritaban con sus respuestas, expulsando sus deseos por los dedos, exhalando llamaradas de pasión desabrochadas por el concupiscente ímpetu de su recién recibida adolescencia.

Y así, llenó muchas camas hasta desbordarlas, con historias que jamás habían ocurrido, con viajes para los que nunca había sacado billete ni preparado equipaje alguno, con abrazos desgarrados por las redes de comunicaciones y gemidos tan lejanos que los oía tan fuerte y susurros tan potentes, que oía con una fragilidad tan transparente, que parecía que de tan finos se iban a romper.

Comenzó a recordar la persona que no era, y vivió nuevamente hechos nunca consumados más que entre sus sábanas, pasiones prohibidas que ahora confesaba sin pudor a un auditorio expectante que temblaba de vértigo cada vez que recibía una nueva línea. Latigazos lascivos que erizaban la piel de quienes leían sus restallidos, queriendo que fuesen escritos sobre sus carnes, ávidas de ser percutidas con terrible y dolorosa dulzura; castigos entregados con una maña que, aunque nadie lo sabía, era totalmente imaginada.

Weno.. que estuve de vacaciones…y quería contarles esto antes de volver a la realidad.

20:12 | Ender | 6 Comentarios | #

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://ender.blogalia.com//trackbacks/9370

Comentarios

1
De: Vendell Fecha: 2003-06-30 23:48

¿Vacaciones en el chat?



2
De: Yogurtu Fecha: 2003-07-01 00:43

Diablos, joven. Entre esto y el viaje estelar del otro día, está usted poniendo el sexo a unas alturas que me entra miedo escénico sólo con desabrochar un botón.
Cualquiera se atreve, oiga.
Antes de acabar con mi autoestima en según que ámbitos de mi intimidad, hable también de los hititas (me consta que le interesan), del cultivo de la remolacha azucarera, de la paradoja de Briggs o de la infraestructura hídrica del Bajo Aragón.
Bueno, ahora en sedrio... gracias por tener algo que decir y decirlo tan bien.
Bicos.



3
De: Ender Fecha: 2003-07-01 23:45

Efectivamente Vendell, pero realmente no eran vacaciones, yo ponía las kaipiriñas en la barra de la piscina.

Yogurtu, ¿Vd no fué el que tuvo que huir a Suiza a causa de una escasez repentina de rinocerontes? Muchas Gracias por sus ánimos



4
De: Martin Pawley Fecha: 2003-07-02 02:19

Ben, gústame o seu concepto de vacacións: substituír o Towers Ten polas caipirinhas. Nunca está de máis ir ganhando algo de "tropicalismo"...



5
De: Yogurtu Fecha: 2003-07-05 17:25

Efectivamente, querido Ender, tío, me vi forzado a emigrar, lo cual es nomás consecuencia de la expresión de determinados genes, por añadidura endémicos del ADN de mi etnia.



6
De: Martin Pawley Fecha: 2003-07-07 03:36

Mmm... non sei, non sei, me dá que este Yogurtu debería facerse un blog, tamén...



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.161.3.96 (e11ae72252)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?





		

Archivos

<Noviembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Documentos


Blogalia

Blogalia

Blogs Necesarios

Días Estranhos

Una cuestión personal

Ventanas

El erizo azul

Deponga su actitud

Sin que sirva de precedente

Fenomenos Extraños

Las desbarradas de Akin

The night of the hunter

ProtoAstrónomo

Cuaderno de bitácora

La biblioteca de Babel

Las locas aventuras de Fura

El otro lado del espejo

Links

La Página de Dombodán

Agrupación Astronómica Coruñesa IO

© 2002 Ender